Preparación

  1. Lava el arroz y déjalo hervir en el agua. Agrega la canela y los clavos de olor.
  2. Cuando seque el agua, añade poco a poco la leche entera y deja el arroz a fuego bajo. Revuelve sin parar para evitar que se pegue.
  3. En un recipiente aparte, bate la leche condensada agregando el azúcar hasta que el azúcar se haya disuelto. Luego agrega la crema de leche y dos yemas de huevo. Revuelve constantemente hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.
  4. Agrega la ralladura de limón al arroz mientras se está cocinando. Si tu familia lo prefiere, puedes hervir la ralladura de limón en un recipiente aparte, colar para evitar residuos y agregar el sabor del limón al arroz.
  5. Cuando el arroz esté cocinado, agrega la mezcla de leche condensada y revuelve constantemente.
  6. Para servir, agrega las uvas pasas, canela y el coco rallado. (ingredientes opcionales). También puedes acompañar con queso mozzarella.

Tips Adicionales

 

    • La olla

Aunque debas revolver el arroz constantemente, una olla antiadherente te facilitará el proceso de cocción para evitar que se pegue.

 

    • Usa la cantidad necesaria de azúcar

No cocines el arroz con azúcar. Es suficiente la mezcla de leche condensada, yemas de huevo y crema de leche.

 

    • Para la cremosidad…

El secreto de la cremosidad del arroz está en la mezcla que preparas aparte, específicamente en la disolución del azúcar en la leche condensada.

 

    • Cómo preparar leche condensada casera

Un arroz de leche cremoso se caracteriza por tener abundante leche condensada, por eso te enseñamos cómo preparar leche condensada:

  • Azúcar
  • Leche en polvo
  • Leche entera
  1. Mezcla los ingredientes en un recipiente. Por cada medida de leche entera, agrega tres de leche en polvo y una de azúcar.
  2. Vierte todos los ingredientes en una olla a fuego muy bajo.
  3. Remueve constantemente para que no se pegue la mezcla a la olla. Mientras más se caliente, más va a espesar. Cuando la mezcla sea homogénea (más o menos 20 minutos después de iniciar la cocción), remueve del fuego. No dejes que hierva, se puede quemar.
  4. Finalmente, bate la mezcla hasta conseguir la textura y espesor característico de la leche condensada.