Por: Álvaro Ruiz

Apreciados colaboradores

Hoy quiero retomar el tema del que hablé el mes pasado y reiterarles que dentro de los sueños principales de nuestra empresa está el ayudarles a alcanzar el SUEÑO que cada quien tenga y desea alcanzar, estando dispuesto a realizar el esfuerzo que tamaño sueño merece.  Les recuerdo asimismo la frase que el mes pasado compartí con ustedes y que me gustó mucho: ¡TU SUEÑO ES EL PLAN QUE DIOS TIENE PARA TI!  Y dios es generoso luego aprovecha y piensa en GRANDE. Esta es la más grande y clara invitación que he escuchado para que nos atrevamos a soñar con confianza. Y añado que Dios también dijo AYÚDATE QUE YO TE AYUDARÉ.

Como líder de nuestra gran empresa es mi responsabilidad hacer todo lo posible e imposible para buscar que cada uno de ustedes alcance sus sueños y es por esta razón que ustedes observarán que permanentemente insisto en determinados temas que considero cruciales. Dentro de estos temas menciono los que considero más importantes así:

  • ¡Atreverse a soñar! Pienso que quien no se atreve a soñar simplemente verá pasar la vida sin ninguna motivación, reto ni satisfacción. Si no soñamos no le dimos a dios la oportunidad de que MI SUEÑO SE CONVIRTIERA EN EL SUEÑO QUE DIOS TENÍA PARA MÍ.
  • Una vez que me haya atrevido a soñar tengo que estar dispuesto a poner toda mi mente, corazón y cuerpo en alcanzar los sueños que me haya trazado. Mi mente será positiva e invencible y con ella determinaré los sueños que quiero alcanzar y lo que debo retarme. Mi corazón será toda la pasión, el amor, el entusiasmo y la convicción que pondré todos los días de mi vida para alcanzar mi sueño. Mi cuerpo es la ACCIÓN que realizaré con entusiasmo, determinación y creatividad todos los días a fin de ir construyendo piedra por piedra mis sueños.

Tengo que tener en cuenta que el camino de construir mis sueños no será un camino fácil y que en su recorrido sufriré fracasos pero que de ellos obtendré resiliencia, experiencia y conocimiento. También tengo que tener en cuenta que en el camino de construir mis sueños, gracias a mi esfuerzo y determinación, iré obteniendo pequeñas grandes victorias que me darán pequeñas y grandes satisfacciones que serán mi combustible para seguir soñando. Por último, un consejo: Su mejor aliado es el fortalecimiento de sus 5 Talentos más fuertes y por el hecho de levantarse todos los días, no para ejecutar el para qué y el cómo de su trabajo, sino teniendo claro el por qué del mismo. Es el por qué y no el para qué lo que encenderá su creatividad y las ganas y la convicción para alcanzar sus sueños.

¡Pásate de lo bueno a lo Supremo!