¿Ofreces a tus empleados herramientas de trabajo ergonómicas? Pues, aun así, necesitas permitir las pausas activas en medio de la jornada laboral. Y, es que la Organización Mundial de la Salud propone interrumpir la actividad laboral cada 2 horas y hacer una pausa mínima de 5 minutos.

Conoce ahora por qué es importante considerar este planteamiento y cómo favorece la calidad laboral de la organización.

¿Qué son las pausas activas y a quienes se recomiendan?

Se llama pausas activas a esos breves descansos que se toman durante la jornada de trabajo para ejercitar la musculatura y liberar tensiones. Por mucho tiempo, se interpretaron como una práctica necesaria para evitar el sedentarismo laboral y minimizar la fatiga que generan las posturas estáticas.

Sin embargo, estas pausas momentáneas no se limitan al beneficio de mover el esqueleto y reducir las fatigas del sedentarismo laboral. Con ellas también se consiguen otros beneficios para la salud y bienestar general del cuerpo. Por ello, estas se recomiendan para cualquier actividad laboral.

Ejemplos de pausas activas

Para realizar estos breves descansos no se requiere paralizar las actividades de la empresa. En la tabla que se muestra a continuación detallamos algunos tipos de pausas activas fáciles de hacer. Estas requieren de 5 a 10 minutos para ejecutarlas y pueden realizarse por separado o en forma alternada, según el objetivo propuesto. Veamos:

TIPO DE PAUSA

OBJETIVO

ACTIVIDADES

Pausas lúdicas

●     Reanimar la conexión mente-cuerpo.

●     Lograr la conexión óculo-manual.

●     Romper la rigidez.

●     Lanzar una pelotita (anti estrés o de papel) mano a mano y se tocan partes del cuerpo mientras ésta se suspenda en el aire.

Pausas rítmicas

●     Liberar tensiones.

●     Mejorar la concentración.

●     Recreación y diversión.

●     Fortalecer las relaciones interpersonales.

●     Coordinar aplausos y movimientos de pies siguiendo un ritmo.

Pausas con movimientos creativos

●     Poner el cuerpo en movimiento.

●     Mejorar la postura.

●     Fortalecer las relaciones interpersonales.

●     Bailar o imitar personajes.

●     Dar saltos rítmicos o coordinados.

●     Hacer mímicas de adivinanzas.

●     Hacer ejercicios de estiramiento y coordinación.

Pausas activas pasivas

●     Relajar la mente y liberar tensiones.

●     Fortalecer la imaginación, la creatividad y la atención.

●     Minimizar el sedentarismo.

●     Escuchar música relajante o audios de contenido de meditación.

●     Cerrar los ojos y concentrarse en la respiración.

●     Hacer ejercicios de estiramientos suaves

Los beneficios de realizar pausas activas

Actualmente, muchas organizaciones cuentan con programas de bienestar corporativo que fomentan actividades relacionadas al cuidado y bienestar de su personal.

Según la experiencia de organizaciones reconocidas de Europa y Estados Unidos, realizar pausas activas ha sido de gran beneficio colectivo. Por un lado, los empleados se han sentido muy a gusto y, por otro, las empresas han logrado cuantificar otros beneficios.

Un plan de pausas laborales estructurado puede lograr un aumento del 25% del rendimiento laboral y reducir hasta el 40% la incapacidad temporal (baja laboral).

Estas prácticas en el seno de la empresa tienen los siguientes beneficios específicos:

  • Para el personal
    • Ayudan a liberar tensiones físicas y emocionales y, en consecuencia, disminuyen los niveles de estrés.
    • Favorecen la circulación sanguínea.
    • Mejoran el tono muscular.
    • Estimulan la creatividad y la concentración disgregando los bloqueos mentales.
    • Fortalecen la integración interpersonal del equipo.
    • Minimizan el riesgo de desarrollar enfermedades profesionales como el síndrome de Burnout, entre otras.
    • Favorecen la percepción del trabajador hacia la empresa.
    • Refuerzan el sentido de pertenencia organizacional.
  • Para la corporación en general

Los beneficios corporativos se originan en función de la salud y bienestar que las pausas activas generan en los empleados. Es decir, la calidad laboral que se brinda a los empleados genera un mejor desempeño y, en consecuencia:

  • Mayor productividad y rendimiento laboral.
  • Logro de objetivos en el tiempo esperado.
  • Mejor manejo del liderazgo, toma de decisiones y conflictos.
  • Reducción de las bajas laborales.
  • Mayor disposición colaborativa.

Por supuesto, toda esta motivación genera un sentimiento de grupo y de bienestar corporativo que ayuda a las organizaciones a alcanzar sus metas.

Importancia de mantener políticas de bienestar corporativo y de salud

En base a lo descrito, las pausas activas son oportunidades que estimulan el enfoque y el bienestar corporativo y de salud del trabajador en su jornada laboral. Por eso, es fundamental mantener políticas de calidad que ayuden a optimizar el bienestar laboral del personal. En resume, una organización exitosa es aquella donde sus empleados son la esencia de ella misma.


PRESENTACIONES: