Diariamente, estamos en un proceso de toma de decisiones, ya sea consciente o inconscientemente, que determinan lo que sucederá en nuestra vida personal o profesional. Siguiendo este precepto, cada individuo es el resultado de las decisiones que toma, pudiendo llegar al éxito o al fracaso dependiendo de su capacidad de decisión.

Al tomar decisiones, nos estamos comprometiendo con los resultados y las consecuencias que estas acarrean, es por eso que debemos prepararnos para mejorar nuestra capacidad de decidir.

Las decisiones son la clave para el éxito profesional

Como profesionales, gran parte de nuestro éxito o fracaso dependerá de nuestra toma de decisiones, ya sea dentro de una organización o como emprendedor independiente. Sin embargo, existe una gran diferencia en las repercusiones que tendrán en el negocio decisiones erróneas o acertadas.

Decisiones en una organización

Por lo general, la magnitud de las decisiones que tomamos dentro de una organización va de la mano con el nivel del cargo que ejercemos. En una empresa se toman decisiones colectivas, por lo general analizadas y debatidas en equipo y delegando la responsabilidad final a la persona con mayor rango.

Esto nos da una ventana de aprendizaje en el proceso de toma de decisiones, ya que inicialmente estamos proponiendo ideas que pueden o no ser acertadas. La decisión final dependerá del análisis del equipo, así que, si nos equivocamos en la propuesta, contamos con personas más experimentadas para guiarnos.

Hasta hace poco, las organizaciones priorizaban una gran preparación académica de sus profesionales sobre otras cualidades, pero esta mentalidad ha cambiado.

El conocimiento académico es muy importante en la toma de decisiones, pero la capacidad de decisión y la experiencia también forman parte del proceso. Es por esto que las grandes empresas están valorando cada vez más el conjunto de capacidades del profesional como un todo, apostando cada vez más por ellas.

Decisiones en un emprendimiento

El proceso de toma de decisiones dentro de un emprendimiento es algo más complejo. Por lo general, el emprendedor se enfrenta a los problemas solo, por lo que sus decisiones tienen mucha más relevancia para el negocio.

En un emprendimiento no hay esa ventana de aprendizaje que existe dentro de una organización, cada decisión tomada tiene consecuencias positivas o negativas.

Lo importante es que con cada paso que damos nos quede un aprendizaje, si nos equivocamos, también debemos sacar provecho de ello. De esta manera, si en el futuro nos vemos en una situación similar, sabremos lo que debemos o no debemos hacer, evitando repetir errores pasados.

El mayor riesgo que corre un emprendedor es no arriesgarse, el miedo a equivocarnos causa indecisión y esta es la causante de la mayoría de los fracasos. Debemos pues, eliminar el miedo de nuestro proceso de toma de decisiones viendo cada opción como una oportunidad de crecimiento.

¿Cómo tomar decisiones acertadas?

La toma de decisiones es un proceso muy complejo que involucra distintos ámbitos de nuestra vida como el conocimiento, la experiencia y otras capacidades individuales. A continuación, te daremos algunos consejos que pueden ayudarte a tomar decisiones acertadas si los aplicas en cada oportunidad que se presente.

Identifica el problema real

Aunque no lo creas, muchas de las decisiones erróneas son el resultado de no tener claro cuál es el problema al que nos enfrentamos. Antes de tomar una decisión, debemos evaluar todo el panorama para entender qué es lo que nos afecta y poder atacar el problema directamente.

Prioriza los objetivos

Otro error muy común que afecta el proceso de toma de decisiones es atacar muchos problemas al mismo tiempo. Si hay varias situaciones que requieren de una solución, lo ideal es que las ordenes de acuerdo a su importancia o impacto en el proceso.

De esta manera, cada una de las decisiones será más fácil de tomar que la anterior, ya que has resuelto una parte del problema previamente.

Ten claro las consecuencias de tus decisiones

Cuando tomamos decisiones siempre esperamos el mejor de los resultados, sin embargo, no siempre las cosas concluyen satisfactoriamente. Es muy importante que en el proceso de toma de decisiones tengas en cuenta el impacto positivo o negativo de las mismas si las acciones tomadas no resultan efectivas.

Evalúa el riesgo

Todas las decisiones tienen riesgos implícitos, es tu responsabilidad identificar cada uno de ellos y tenerlos en cuenta a la hora de decidir. Nunca debes eludir una decisión por temor a equivocarte, pero tampoco debes asumir riesgos innecesarios que pueden desencadenar problemas aún mayores.


PRESENTACIONES: