A pesar de que parece sencillo, para preparar un arroz blanco perfecto es necesario conocer algunos tips, de modo que luzca apetecible y se conjugue bien con las preparaciones que suelen acompañar los platos.

El punto de cocción de la cebolla, la cantidad de agua, o el momento de tapar la olla son algunos factores que influyen en la receta perfecta. Aquí presentamos algunos consejos para lograr un arroz suelto y blanco que deleite a tu familia, pero antes conoce algunas de las ventajas de preparar arroz blanco.

  • Prepara arroz blanco para disfrutar de sus beneficios nutricionales
    El arroz blanco es rico en fibra y constituye una alta fuente de energía; además, sus granos son libres de colesterol y bajos en sodio, por lo que se convierte en diurético y en fibra digestiva. Finalmente, no dudes en incluirlo en tus comidas, si tú o algún miembro de tu familia son amantes del deporte, pues es un excelente promotor de la fuerza cardiovascular.
  • Prepara arroz blanco para acompañar diferentes comidas
    El sabor neutro del arroz blanco te permite incluirlo para acompañar diferentes comidas, principalmente proteínas, sopas, cremas y otros cereales. En la cocina colombiana el arroz blanco se utiliza como componente esencial en platos típicos como la bandeja paisa, el ajiaco santafereño o el tamal.
  • Prepara arroz blanco en diferentes recetas
    Además de acompañar diferentes comidas, puedes incorporar arroz como ingriente en otro tipo de preparaciones, bien sean dulces o de sal, como  ensaladas, arepas, arroz con leche, tortillas o croquetas.

Preparar arroz blanco y suelto es para muchos un gran reto. Arroz Supremo te dice lo que debes tener en cuenta a la hora de cocinar un arroz blanco que brille y tenga una textura especial.

Para lograr un buen arroz, blanco, ligero y suelto, no olvides:

  1. Utilizar un arroz de excelente calidad.
    Algunas marcas no ofrecen una óptima selección de los granos de arroz y carecen de procesos de calidad que dificultan la cocción de un arroz blanco perfecto, gracias a su textura y color. Arroz Supremo cuenta con estándares que permiten una perfecta selección de granos, gracias a sus máquinas electrónicas y a su proceso de control de calidad.
  2. Si acostumbras a lavar el arroz…
    Te puede interesar nuestro artículo: ¿Debe o no lavarse el arroz?
    Lavar o no el arroz depende de tradiciones, gustos y creencias. En cualquiera de los casos no alterará la calidad de tu arroz, si lo haces de una buena forma. Para preparar un arroz blanco suelto es necesario que sepas manejar la cantidad de agua adecuada; cuando lavas el arroz sin escurrirlo apropiadamente, es probable que haya más agua de la que necesitas para que tu arroz quede ligero y provocativo; por eso, ten precaución de escurrirlo lo que más puedas, para evitar el exceso de agua.
  3. Manipula el aceite de la mejor forma posible.
    Un buen arroz blanco depende en gran medida del aceite que uses; en algunos casos se suele reutilizar el aceite que sobró de otras preparaciones y esa es la causa del mal sabor en el arroz, por eso te recomendamos que utilices la mejor calidad de aceite que te resulte posible y que evites usar aceite sobrante de otras preparaciones.
    También es probable que una temperatura inadecuada del aceite dañe el color blanco de tu arroz. Mantén el fuego bajo mientras cocinas la cebolla; en caso de utilizar ajo, agrégalo cuando la cebolla ya esté freída, pues se quema fácilmente y puede alterar el color y sabor del arroz. Finalmente, para que el arroz quede blanco y suelto, es necesario que utilices una buena cantidad de aceite. Asegúrate que sea proporcional a la cantidad de arroz que utilices, pues el poco aceite disminuye la conducción del calor que transmite el fogón o la olla arrocera y tu arroz se quemará más fácil.
  4. Aprende cuando tapar la olla
    Si tapas el arroz cuando el agua está hirviendo, la tapa devolverá una y otra vez el agua hacia el arroz; por eso es importante que lo tapes cuando veas pequeños orificios en la superficie de tu arroz. Baja el fuego progresivamente a medida que el arroz se cocina; esto evitará que quede mojado. Una vez tengas tu arroz sin agua hirviendo podrás taparlo y al cabo de más o menos treinta minutos habrás cocinado un arroz blanco perfecto.