El programa Construye Tu Futuro Supremo busca equilibrio laboral y personal para el año 2021, mediante su filosofía enfocada en el bienestar de cada uno de sus colaboradores, en la cual somos protagonistas y participes de la compañía desde nuestro rol.

Actores con los que se debe lidiar para tener este espacio del hogar en buen estado.

Por lo anterior y como se mencionó en la sesión Cinco sentidos de la edición anterior, el 16 de marzo inició la campaña de socialización de los nuevos nombres de cargos y unidades. En una reunión liderada por Any Fernández, líder de la felicidad y el servicio, y Johanna Aragón, especialista en desarrollo humano y felicidad, junto a cada líder de unidad y sus equipos de trabajo, se hizo entrega y se dio a conocer el perfil de cargo a cada colaborador para su revisión y el posterior visto bueno de las funciones respectivas.

Con el fin de familiarizarnos y afianzar los nuevos nombres de los cargos y las unidades, proyectamos un video institucional que muestra el panorama de las áreas anteriores y los cambios de nombres de las nuevas unidades. Posteriormente, difundimos otro video de la unidad a la que pertenecen los colaboradores, presentando a cada integrante por medio de su foto y cargo actualizado.

Finalizamos esta campaña con la actividad pedagógica Sopa de letras, logrando de manera didáctica integrar las unidades y a su vez promover las habilidades de concentración, estrategia y memoria que potencian tanto la capacidad lingüística como la agilidad mental con el fin de fortalecer las unidades con los cambios realizados.

Esperamos culminar la socialización en el primer semestre del año, llevándola a todas las regionales y sedes a nivel nacional. Una vez finalicen todas las socializaciones se realizarán diferentes actividades con incentivos. El reto de la Unidad de Desarrollo Humano y Felicidad es garantizar que todos nuestros colaboradores conozcan los nuevos nombres de sus unidades y cargos, como también los documentos, solicitudes y procesos que se manejan desde cada unidad.

¡Pásate de lo bueno a lo Supremo