Por: Mireya Valderrama, Facturación Insumos

Talento: Inclusión

Gracias a la buena convivencia laboral se logran entablar vínculos de amistad, respeto, confianza y aprecio entre los trabajadores, generando un ambiente de empatía que permite llegar a acuerdos con mayor facilidad.

Sin embargo, en muchas ocasiones es difícil lograr una relación laboral sana, afectando la productividad de los colaboradores en las tareas que deben realizar. Por lo que el profesional debe servirse de la inteligencia emocional para evitar que una discusión o diferencia en el trabajo se convierta en un problema mayor.

El trabajo en equipo permite esfuerzos en común entre los miembros del grupo para alcanzar los objetivos propuestos. Asimismo, se requiere construir equipos positivos, que compartan características indispensables para su buen funcionamiento, como la colaboración, toma de decisiones de manera participativa, compromiso con los objetivos comunes, aprendizaje continuo, apertura a nuevas ideas, capacidad de adaptarse a condiciones imprevistas y voluntad de acoplarse a la diversidad, entre otras.

Además de que un ambiente de trabajo positivo contribuye a mejorar la producción del equipo, también influye en que se comprometa exitosamente con el trabajo y la empresa. Por otro lado, es imprescindible reconocer la importancia de la honestidad y la retroalimentación a través de la crítica constructiva, para obtener resultados óptimos que impacten positivamente a la compañía. 

Con equipos motivados, se obtienen clientes satisfechos. Y es por lo que les compartimos seis tips para mejorar la convivencia laboral:

  1. Promover el respeto y la tolerancia para fomentar la armonía del equipo.
  2. Realizar actividades fuera de la oficina, con el fin de despejarse del estrés y motivar la convivencia entre los miembros.
  3. Buscar feedback o retroalimentación entre empleados, pues ayuda a que las personas se sientan integradas y que su opinión sea tomada en cuenta. Hay que invertir tiempo y espacio en escuchar al equipo.
  4. Capacidad de liderazgo para saber manejar situaciones críticas en el día a día. Mantener la calma, el orden y transmitir mensajes adecuados, demuestra seguridad ante los colaboradores.
  5. Elaborar procesos y tareas organizadas. Es importante que el grupo de trabajo disponga protocolos y procedimientos claros en el trabajo.
  6. Reconocimiento hacia los empleados, junto a una premiación de sus logros para evitar el deterioro de la convivencia laboral. A las personas nos gusta sentirnos valoradas.

Sin duda, la convivencia entre los participantes de un equipo de trabajo debe desarrollarse dentro de los límites del respeto, apertura de opiniones y confianza, haciendo indispensable la creación de un Comité de Convivencia Laboral, para prevenir el caos laboral y proteger a los trabajadores de riesgos psicosociales que afectan la salud en el lugar de trabajo.

Estos Comités de Convivencia Laboral en el momento de escuchar quejas, debe actuar de manera imparcial y objetiva frente a los involucrados, ofreciendo espacios para dialogar respecto a compromisos y acuerdo que solucionen efectivamente las problemáticas, obteniendo una organización exitosa reflejada en su trabajo en equipo.

¡Pásate de lo bueno a lo Supremo