Este año viene cargado de grandes retos para toda la cadena arrocera. La disminución de los precios del arroz en el mercado afecta tanto al comercio como a los molinos y los agricultores. 

La cosecha del segundo semestre de 2020 fue tan abundante que el país llegó al 2021 con un nivel de inventarios por encima del requerido por la demanda.

El panorama de precios bajos trae, sin embargo, una buena noticia: con el precio actual la importación de arroces de Estados Unidos, Perú y Ecuador, permitidas por los tratados de libre comercio, se hace inviable, así que el país dejará de recibir el equivalente a 200 mil toneladas de paddy seco de estos países, lo cual ayudará a nivelar los excedentes que puedan surgir de las cosechas recolectadas este año.

Va a ser muy importante que los productores acojan las recomendaciones que el gremio, el gobierno y los industriales están promoviendo con respecto a sembrar un área menor este año para terminar de nivelar los inventarios con el consumo interno.

Estas dinámicas de mercado significan lo siguiente para los actores involucrados:

Para el Agricultor: en el plazo inmediato debe ajustar en lo posible su área sembrada y su estructura de costos y rendimientos por hectárea. En el corto y mediano plazo debe incorporar a su sistema de cultivo las buenas prácticas que le hagan falta para disminuir el costo de producción por kilo de paddy en cada cosecha. Para lograr lo anterior debe buscar disminuir costos e incrementar la productividad.

Para Nuestra Empresa: en el plazo inmediato debemos mantener las compras de materia prima a nuestros agricultores e incrementar nuestra eficiencia en la comercialización del arroz blanco. De igual forma debemos esforzarnos en producir minimizando nuestros costos y maximizando el rendimiento de los arroces paddy que procesamos. En el corto y mediano plazo continuaremos la senda de mejoramiento continuo convencidos de que podemos mejorar cada día como profesionales.

Teniendo presentes estos retos los invito a que trabajemos con toda la confianza y fe, en equipo, y a que pongamos una responsabilidad incondicional de nuestra parte para cumplir nuestros sueños, manteniendo una actitud de “estoy para servirle”. Nuestra empresa está hecha de la fortaleza de cada uno de sus colaboradores, y tiene el propósito de cumplir los objetivos trazados con el fin de que cada miembro de esta familia pueda cumplir sus sueños.

¡Pásate de lo bueno a lo Supremo