Son muchas las causas que pueden desatar la migraña, entre las que bien se conocen tenemos estrés, factores hormonales, dormir muy poco entre otros.  Todos estos factores pueden ser causa de que se desencadene el dolor de cabeza, aunque el 95% de las migrañas están relacionadas con un déficit enzimático, es decir falta de enzimas que se encuentran en el intestino delgado y generan un impacto en el proceso digestivo.

Por tanto, la alimentación es crucial para controlar y aliviar la migraña, te traemos las siguientes recomendaciones sobre los alimentos que debes evitar y los que debes incluir más frecuente en tu dieta:

Qué alimentos se deben evitar

No existe una relación temporal directa, causa – efecto, entre el consumo de alimentos y el dolor de cabeza, pero si es muy importante evitar los alimentos más ricos en histamina, por ejemplo:

  • Champagne
  • Las conservas de pescado: latas de atún y sardinas.
  • La leche y los quesos (excepto el queso fresco).
  • El vinagre y vinagre balsámico.
  • Los mariscos
  • La berenjena y las espinacas.
  • Embutidos.
  • El chocolate.
  • Cerveza.

Si padeces de migraña también te traemos los siguientes consejos que van más enfocados en estilo de vida, esto te ayudará a que tus síntomas de migraña no se agraven.

  • Evitar ayuno
  • Dejar pasar un máximo de 3 horas entre comidas.
  • Dormir horas suficientes.
  • Tomar alimentos ricos en vitamina C, vitamina B2 y ácidos grasos insaturados puede ayudar a aliviar los síntomas.

Alimentos que debes consumir

  • Semillas de girasol: Estas semillas son fuente de aminoácidos y coenzima Q10, que es un poderoso antioxidante y un elemento esencial para la producción de energía a nivel celular.
  • Repollos: El repollo, es rico en calcio, vitamina K y coenzima Q10, lo que lo convierte en un cóctel perfecto para aliviar los dolores de cabeza.
  • Jengibre: El jengibre es conocido por sus efectos antiinflamatorios. Según la medicina tradicional china, su sabor picante puede promover la circulación sanguínea, mejorando así los dolores de cabeza.
  • Avena: Si comemos avena y otros cereales (siempre integrales), garantizamos el aporte de determinadas vitaminas del grupo B, como la B6. Generalmente, estas vitaminas son cofactores de diversas reacciones del cuerpo humano y el sistema nervioso.
  • Espárragos: Además de purificar y ayudar al funcionamiento normal del hígado, también contienen grandes cantidades de vitamina B2 y B6.
  • Semillas de sésamo: Rica en Magnesio y Q10 Al igual que las semillas de girasol, las semillas de sésamo aportan abundante coenzima Q10, magnesio y proteínas.
  • Lentejas: Nos aportan fibras y nutrientes que necesita el sistema nervioso, como la vitamina B2.

Fuente:  www.cuerpomente.com

¡Pásate de lo bueno a lo Supremo!