Estamos viviendo en una época en dónde hablar de salud mental de tus colaboradores, ha dejado de ser algo opcional para convertirse en una prioridad en los negocios, todo en búsqueda de un ambiente laboral sano y productivo. El confinamiento, el trabajo en casa, la nueva normalidad, hace que miremos con mucha atención el bienestar emocional al interior de nuestra empresa ya que esto impacta directamente en el desempeño de tus colaboradores.

Primero, debemos decir que el Bienestar Emocional es un estado de ánimo caracterizado por sentirse bien, a gusto con sí mismo y con lo que nos rodea, conscientes de nuestras capacidades para afrontar las tensiones normales de la vida laboral de manera equilibrada, fraternidad.com   

Entonces, enfoquémonos en atacar algunos sentimientos dañinos que, sin lugar a dudas afectarán negativamente a nuestros colaboradores. Estos son:

  • Estrés 
    • Balancea la carga de trabajo de acuerdo a las habilidades, conocimientos y recursos disponibles. No olvides ser equitativo, eso es clave.
    • Horarios flexibles y trabajo remoto. Permítete manejar el horario y ubicación de cada empleado, sin que esto afecte la productividad o la seguridad documental de tu negocio.
    • Define bien los roles y responsabilidades de cada uno, revisa esto periódicamente ya que puede que estés dejando todo a unos pocos y estas personas se sobrecargaran y es donde empieza a afectar el bienestar emocional.
    • Optimiza la comunicación. Tu equipo debe tener la confianza suficiente para hacer preguntas y obtener respuestas.
    • Motivación. La idea es que nuestros colaboradores sean leales a la empresa. No olvides dar reconocimiento público, recompensas, capacitaciones y oportunidades de promoción.
    • Implementa programas de bienestar, clases de yoga, espacios para ejercitarse, máquinas expendedoras de bebidas, chequeos médicos, pausas activas.
    • Fomenta el trabajo en equipo. Logrando que se apoyen y aprendan los unos de los otros.
  • Ansiedad

La ansiedad laboral es una forma de estrés emocional asociado al trabajo, cigna.com sugiere los siguientes puntos para controlarlo.

  • Identifica el origen, así podrás atacarlo y disminuirlo.
  • Define un cronograma y horarios de trabajo, tareas y el descanso.
  • Al igual que la anterior, el ejercicio es fundamental. Estimula tu personal en este aspecto y bríndales los espacios adecuados para realizados, te aseguramos que esto resultará en muchos beneficios.
  • Tristeza

Orientar a un colaborador que tenga este sentimiento es muy difícil y tarea de un profesional de la salud. Pero definitivamente bajará demasiado su rendimiento. Por esto más que evaluar todo el tiempo los resultados operativos de tu gente, bríndales los espacios adecuados para hablar, expresarse y entender si en su vida personal tienen algún problema grave que pueda afectarles su rendimiento.

  • Resolución de problemas y conflictos entre empleados.
    • Siempre elige la manera pacífica para todo. Hay diferencias de opiniones, pero debes mantener el control de la situación.
    • Evita castigar a los empleados o sembrar miedo en ellos.
    • El diálogo ayuda a encontrar la causa de la molestia.
    • Impide que se propaguen los rumores. Aclara dudas y no se propagarán ni agrandarán los chismes o malos comentarios.
  • Manejo de crisis
    • Prevé un análisis de riesgos que te sirva para tomar decisiones rápidas y eficientes minimizando su impacto.
    • Socializar los diferentes riesgos y sus posibles soluciones a la totalidad de tus colaboradores es de gran importancia. Sabrán que hacer y de seguro aportarán desde su experiencia para complementarlas.
    • Debes en la medida de lo posible mantener la operación normal de tu negocio o retomarla en el menor tiempo posible.
  • Motivación
    • Promueve el crecimiento profesional de tus empleados. Tanto directivos, técnicos, operarios y auxiliares.
    • Agradece, reconoce, premia y celebra los éxitos.
    • Escucha tu gente.
    • Establece objetivos claros.
    • Cambia órdenes por preguntas.
    • Bonifícalos con encuentros deportivos, salidas al aire libre y actividades que fomenten su motivación y confianza en los equipos de trabajo.

Recuerda que el líder no es el que manda, es el que impulsa e incentiva a todos sus colaboradores para llevar juntos a la meta. Para ello debes prepararte y buscar ayuda de profesionales. No lo olvides.

¡Pásate de lo bueno a lo SUPREMO!                         

Fuente: