La estabilidad emocional es una habilidad que requiere de un proceso de aprendizaje. Para algunas personas es más sencillo que para otras tener el control de las emociones en su vida. Sin embargo, aprender a llevar una vida emocionalmente estable mejora la calidad de la misma. Al tener estabilidad emocional podemos enfrentar de una mejor forma todas las situaciones de la vida.

La inestabilidad emocional trae en nuestras vidas problemas de salud, económicos, de relaciones interpersonales, laborales y académicos. Si no sabemos enfrentar nuestras emociones no podemos controlar nuestro comportamiento, como consecuencia de esto enfrentaremos muchos problemas en nuestro día a día.

Si no queremos que el estrés, ira, ansiedad y depresión formen parte de nuestras vidas, debemos enfocarnos en conseguir nuestra estabilidad emocional.

Consejos para conseguir la estabilidad emocional

Nuestra estabilidad emocional y salud corporal están relacionadas, ambas se complementan. Llevar un estilo de vida saludable es una de las claves en el proceso de conseguir el control de las emociones en nuestro ser. Sin embargo, existen otros consejos de gran utilidad para que alcances tu objetivo y mejores tu calidad de vida.

1.  Mejora tu alimentación y descanso

Una de las claves para tener una vida saludable es respetar nuestras horas de sueño. Nuestro cerebro en nuestro día es receptor de muchos mensajes, es como una máquina que no se detiene, por lo tanto, necesita descansar. Cuando dormimos nuestras 8 horas de forma ininterrumpida y durante la noche, nuestra mente y cuerpo se relajan y se llenan de energía.

La alimentación es un factor que debemos tomar en cuenta para mejorar nuestra salud tanto física como mental. No debemos saltarnos comidas durante el día y debemos procurar comer muchos vegetales ya que estos son fuentes de vitaminas. Los vegetales proporcionan grandes beneficios para nuestra salud en general.

Una buena alimentación no significa comer más cantidades. Asiste al médico especialista y él te asesorará respecto a los mejores alimentos y sus respectivas cantidades para incluir en tu rutina alimenticia.

2.  Hacer ejercicios

Los ejercicios son un método efectivo para combatir el estrés, además de ser la mejor herramienta para mejorar nuestra salud física y conseguir estabilidad emocional. Bastará con que hagas tu deporte preferido o con que salgas a trotar en la mañana, la idea es que te diviertas mientras realizas una actividad sana.

3.  Dedica unas horas al día para ti

La rutina del trabajo, estudios y quehaceres del hogar puede hacer que nos olvidemos un poco de nosotros mismos. Es importante hacer actividades que nos hagan felices, como leer, aprender sobre algo que nos guste, jugar o pasar tiempo con una amistad. Cuando tomamos un tiempo para consentirnos, nuestra mente y cuerpo nos lo agradecen.

4.  Meditar es la llave de la puerta a la estabilidad emocional

La reflexión es una actividad que debemos procurar mantenerla en nuestras vidas diariamente, esta es la clave para conseguir la estabilidad emocional. Cuando conectamos con nuestros pensamientos y emociones, podemos identificar cuáles son los que nos hacen daño y rechazarlos de nuestra vida.

Conocernos mejor nos ayuda a enfrentar las circunstancias de la vida de una mejor manera. Somos capaces, inteligentes, sensibles y tenemos el potencial para llevar una vida positiva.

5.  Rodéate de un entorno sano y agradable

Evita los problemas y a las personas conflictivas, esto no trae nada bueno a nuestras vidas. Lo mejor es que compartas con personas positivas y en las que puedas confiar. Este tipo de personas nos transmiten sus buenas energías y nos enseñan a ser mejores, ellas serán claves en tu desarrollo y crecimiento emocional.

Tener el control de tus emociones te garantiza una mejor calidad de vida

Actualmente, vivimos en un mundo lleno de mucho estrés, esto afecta a muchas personas en nuestra salud física y mental. Si deseamos prevenir enfermedades y llevar una vida sana y feliz debemos procurar tener estabilidad emocional para que el estrés no nos afecte.

La vida está llena de circunstancias que no podemos controlar, sin embargo, sí podemos controlar nuestros pensamientos y actitudes. Cuando internalizamos esta lección y la aplicamos en nuestra vida, nuestra visión cambia, maduramos y somos más fuertes ante las adversidades.

Ahora que conoces las claves para conseguir la estabilidad emocional que tanto buscas y deseas, ha llegado el momento para ponerlas en práctica. Organiza tu vida y enfócate en tus metas, notarás que con perseverancia y disciplina lograrás ese cambio que tanto has querido.


PRESENTACIONES: