Una sana alimentación para nuestros hijos es un factor determinante que influye en el desarrollo integral y apropiado de sus cuerpos. Ya que la infancia es la etapa más significativa del desarrollo, es durante ese periodo cuando más se necesita una dieta balanceada.

Si durante esta etapa la alimentación es correcta en proporción y calidad, los niños tendrán un desarrollo sano. El problema es que no siempre es fácil hacer que nuestros niños coman todo tipo de comida. Para ello es importante que, como padre, utilices la creatividad, los incentivos positivos, y tengas mucha paciencia.

En esta ocasión te daremos algunas recomendaciones para hacer más llevadera la tarea de alimentar correctamente a tus niños. Además de algunos trucos para que los niños aprendan a disfrutar de comer sano desde un enfoque divertido y positivo.

Sana alimentación para nuestros hijos: la comida más importante

Para lograr una sana alimentación para nuestros hijos hay que tomar en cuenta cada comida del día. Sin embargo, hay que hacer mayor énfasis en la importancia predominante de la primera comida del día: el desayuno.

El desayuno es esencial para tener una buena alimentación. Aunque, tristemente, por prisa o falta de apetito durante horas tempranas del día, la mayoría no le da la importancia que requiere.

Prestar atención a la primera comida del día puede traer muchísimos beneficios para cualquier persona, en especial, para los niños, porque estos están en constante desarrollo. Entre estos beneficios se encuentran:

  • Reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares
  • Prevenir el riesgo de padecer algún tipo de cáncer en la adultez
  • Prevenir la obesidad infantil

Es importante que sepas que los niños que no desayunan, o que no lo hacen adecuadamente, pueden verse afectados en el rendimiento escolar. Este es, sin duda, un efecto adverso muy dañino para los niños. Por otra parte, desayunar los hará comenzar el día con la mejor energía.

¿Cuál es el desayuno perfecto?

Un desayuno perfecto es uno de los factores que aseguran una sana alimentación para nuestros hijos. Para que comiencen el día con una comida completa y nutritiva, se recomienda incluir estos tres tipos de alimentos en el desayuno de los niños:

  • Lácteos
  • Frutas
  • Carbohidratos

Para impulsar al niño a comer sano, debes ayudarlo a crear el hábito de desayunar, tomando en cuenta estos aspectos:

  • Tiempo y dedicación. Sabemos que a veces necesitas salir rápido al trabajo y los niños deben llegar temprano al colegio. Pero debes planificarte en las mañanas, para dedicarle al menos 15 minutos al desayuno.
  • Desayunen juntos. El ejemplo es la mejor manera de enseñar a los niños a hacer casi cualquier cosa. Utiliza esto a tu favor y desayuna con ellos para que imiten la conducta y aprendan que el desayuno es muy importante.
  • Alimentos sanos y gustosos. Escoge alimentos sanos que sean apetitosos; de esa forma se hará más fácil que los niños los coman.
  • Presentación. Corta y coloca los alimentos de modo que se vean atractivos. Utiliza envases divertidos para despertar el interés en los niños.
  • Refuerzo positivo. Para los niños es importante sentirse motivados: hazles saber que sus esfuerzos supondrán un premio. No tienes que ingeniártelas tanto, con palabras de afirmación puede ser suficiente. Diles: “¡Muy bien!”, o celebra sus logros con aplausos o afecto.
  • Evita el castigo. Es probable que en ocasiones los niños se resistan a comer y por eso recurras al castigo. Aunque se recomienda no ceder ante las negativas de los niños, no es bueno ni saludable utilizar refuerzos negativos como los castigos. Esto puede producir efectos perjudiciales para su salud.
  • Constancia. No pierdas la paciencia, insiste y persiste, recordando siempre que crear hábitos de alimentación saludable requiere tiempo y esfuerzo. Los niños necesitan probar alimentos y sabores nuevos varias veces, para poder acostumbrarse a ellos. Así que no te rindas, sé constante, eventualmente se acostumbrarán.

Algunas recomendaciones prácticas

Para lograr una sana alimentación para nuestros hijos, se pueden tomar en consideración algunos tips para hacer más llevadera esta labor. Para crear hábitos saludables de alimentación, se les recomienda a los padres intentar incluir algunas de estas tareas en el diario vivir de ellos y sus niños:

  • Elegir meriendas  saludables. En lugar de comer galletas o dulces en las meriendas, ten a la mano frutas, nueces (niños mayores de 5 años) o yogur.
  • Beber agua. Fomenta el consumo de agua cuando los niños tienen sed. El agua es vital para el cuerpo y además no contiene azúcares.
  • Cultivar. Ten un huerto en casa y pídele a los niños que cultiven sus propios alimentos. Es mucho más probable que coman vegetales cuando ellos mismos ayudan a plantarlos.
  • Divertirse. Comer puede ser divertido para los niños si ellos mismos ayudan a preparar la comida. Déjalos colaborar con tareas simples en la cocina y permíteles divertirse.

Creatividad. Aprovecha el color de los alimentos para hacer más atractivos  los platos de comida. Como un plus, puedes cortarlos en formas lindas y divertidas.

¡No te rindas, la meta es que los niños crezcan fuertes y sanos!

La meta es lograr una sana alimentación para nuestros hijos. Para alcanzarla, debes recordar ser paciente e insistir, ya que la salud integral de tus niños depende de ello.

Para que un niño se acostumbre o le agarre gusto a un alimento nuevo se requiere dárselo a probar al menos 7 o 10 veces. Así que ¡no te puedes rendir tan fácilmente!

Recuerda que en nuestros artículos solo ofrecemos sugerencias y consejos. Por lo tanto, te recomendamos consultar con expertos en nutrición para que te ayuden a planificar dietas balanceadas según el peso o estatura de tus niños.


PRESENTACIONES: